Blogia

Nadie es perfecto

EN PISTA

Hoy me levanté a la 1:30, a pesar de la resaca acumulada de los últimos dos días. Lo conseguí gracias a una teleoperadora de Telefónica Móviles que me convenció sobre las ventajas de tener la nueva tarjeta SIM que activa directamente las opciones de roaming en Europa y reduce significativamente las tarijas en otros países. Vale, tendré la tarjeta nueva, que más me da. Despues he estado trabajando toda la tarde, terminado un reportaje que tengo que dejar preparado ya que mañana me voy a San Diego. A las 6 de la mañana tengo que estar en pie, esperando el taxi. Ya he terminado el curro. Me queda hacer la maleta y dejarlo todo listo. La ageanda de hoy viene completita. No me dará tiempo para todo, un poco de superposición de planes. No llegaré a la feria del libro: les diré a mis amigos que si puedo me sumo más tarde. Y a las 11 tengo que quedar en otro lado. Hoy tengo demasiadas prisas, y mañana me espera California!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

OFERTA DEL MES

<center>OFERTA DEL MES</center>

- “¿Tres condones por un euro?” gritó un marica teenager mientras miraba sorporendido el escaparate de un sexshop de la calle Hortaleza. Los dos amigos que lo acompañaban, impecables y clónicamente vestidos con vaqueros bajos de cadera y camisetas sin mangas, corrieron ante la tentación de las promociones del látex. ¿Quién dijo que las nuevas juventudes no están super-concienciadas? Todo sea por la salud. Y por las rebajas.

AGOTADO

<center>AGOTADO</center>

Anoche me quedé dormido en el sofá, sin moverme durante horas. Ni siquiera sentí el dolor de cabeza que me persiguió todo el día, ni la inflamación de garganta con la que mi cuerpo decidió inaugurar su resistencia al aire acondicionado de la oficina. Desperté sorprendido de lo agotado que estaba.
Hay veces que intento no reconocer otro cansancio, que se va colando con el paso de las semanas. Trato de ignorarlo, silenciarlo o esconderlo en algún rincón sin memoria. Me siento cansado de ciclos que se repiten, viajes a ninguna parte, energías desperdiciadas o ilusiones que vuelven a romperse. Me cuesta pensar que finalmente desaparecerá y lo hará como se va el invierno, un día en que el sol empieza a brillar y la luz parece inundarlo todo.

SI ESTAS SOLO ES PORQUE QUIERES

<center>SI ESTAS SOLO ES PORQUE QUIERES</center>

El mercado japonés ha descubierto un nuevo filón de consumo: las mascotas androides de fácil mantenimiento. Cuatro años atrás, Sony creo Aibo, el primer perro robot de uso hogareño que consiguió vender unos 159 millones de unidades al año de su lanzamiento. Hoy, su versión mejorada, el ESR-7, puede responder a la llamada de su dueño, reconocer voces, rostros, jugar y emitir cualquier clase de sonidos a través de un sistema MIDI. Lo más impactante de de las funcionalidades que destaca su campaña de marketing es “su voluntad propia y emoción”.

En la misma línea, Sanyo ha diseñado un perro guardián de 90 cm de altura que olfatea intrusos, detecta incendios y sirve para tareas de rescate o búsqueda de personas desaparecidas. Otro de los más populares es el Asimo, de Honda Motor, que camina, sube y baja escaleras y entiende gestos humanos. Honda invirtió 100 millones de dólares en este androide de 1,20 m y 43 kilos, cuya creación data de 1996.

La idea de otros fabricantes es, en cambio, conseguir desarrollar unidades de servicio. El Partner Robot de Toyota, por ejemplo, sirve para transportar a ancianos o personas discapacitadas. La firma automotriz dio a las máquinas agilidad, trato cortés y una sensibilidad labial que les permite incluso tocar la trompeta. En esta generación de nuevas criaturas está también el Maron 1 de Fujitsu, un robot de 5 kilos y 35 cm de alto, provisto de cámaras digitales para detectar el ingreso de extraños en la casa.

El mundo que una vez imaginó Philip Dick en “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? “ no parece tan lejano. Al menos en el país del sol naciente.

PUNTAPIE

<center> PUNTAPIE </center>

-“ Lo que necesitas es un coach ”, me dijo cuando me acompañaba a la puerta, y lo repitió otra vez: - “Quiero ver ese blog”. Fue en ese momento cuando recordé las veces que ella había ejercido ese papel conmigo. Desde el principio pude sentir que estaba muy cerca, cuando el azar de la burbuja punto.com hizo que nos conociéramos en unas diáfanas oficinas con vistas a Plaza de España. Mi intuición no se equivocó.

Como coach me sostuvo muchas veces, me hizo reaccionar y me da pataditas de impulso. - “Ahora, pesada, ya puedes ver el blog”, digo yo.

SOLO

<CENTER> SOLO</CENTER>

"En las vagas sombras de luz por terminar
antes que la tarde sea pronto noche,
disfruto de errar sin pensar
entre lo que la ciudad se vuelve,
y ando como si nada tuviese remedio.
Me agrada, más a la imaginación que a los sentidos,
la tristeza dispersa que está conmigo.
Vago, y hojeo en mí, sin leerlo,
un libro intersperso de imágenes rápidas,
del que voy formándome indolentemente
una idea que nunca se completa."


Fernando Pessoa, Libro del desasosiego. 13 de julio de 1931.

EL TORO FERDINANDO

<center> EL TORO FERDINANDO </center>

El toro Ferdinando es un cortometraje de Disney, ganador del Oscar en 1938. La historia comienza con un argumento que podría resumirse con facilidad: animalito de Dios que desde la más tierna infancia descubre que no es igual que sus otros congéneres. Ferdinando lo pasa muy mal desde pequeño, a él lo que le gusta es `aspirar el perfume de las flores a la sombra de un alcornoque´, dice el narrador, y sabe que no es el bravío torito que todos esperan.

El cuento es rico en situaciones, y de ellas reflexiona el artículo "Disgayland: fantasías animadas de ayer y hoy" de Paco Vidarte. Me quedo con el final de los comentarios, cuando la picadura de un insecto le hace reaccionar como un verdadero macho y le supone una inyección de virilidad exultante:

"El picotazo de heterosexualidad o de virilidad, tanto da cuando se juzga la orientación sexual por actitudes externas fácilmente identificables, le duró lo que el escozor. Asustado en los toriles, lo único que le hace salir a los medios galopando es el ramo de flores que le acaban de tirar al torero. Ve una flor y se pierde. En medio de aquel mundo hostil e incomprensible, el ramo le pareció un oasis. Al verlo salir, cundió el pánico y la expectación hasta que Ferdinando: `Sentóse tranquilamente y empezó a aspirar el perfume de las flores´.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

AL ATAQUE!

<center> AL ATAQUE!  <center>

En una entrevista publicada en el diario Clarín, la lingüista Ivonne Bordelois habla sobre las dificultades de la sociedad moderna para utilizar matices al referirse a los sentimientos. Para eso mete la cuchara en la forma en que el sentido de las primeras raíces de las palabras va cambiando, se oscurece y reflota significaciones a través del tiempo.

Como dato curioso menciona la frecuencia con que aparecen en el vocabulario erótico de los jóvenes argentinos las palabras militares. “No es posible pensar que este fenómeno sobrevive desde la última Dictadura, simplemente porque se trata de una población que no vivió esa época. Expresiones como “ir al frente", "pasar por las armas", "transar" - que es un poco como decir estamos en pie de guerra y hacemos un pacto- no parecen palabras típicas de un encuentro tierno y amoroso, sino de una negociación bélica. En todos los idiomas del mundo se utilizan una gran cantidad de metáforas sobre el acto sexual que tienen que ver con golpear y tirar al suelo. La palabra es el antídoto de la violencia porque la libera, la encauza y la refleja".

"Sin embargo, coito es una palabra preciosa, que quiere decir "haber ido juntos" en latín. Hay que reconocer que en todos los idiomas, las esferas de la defecación, el coito y el parto hacen que los hablantes estemos eternamente incómodos. Nunca encontramos la palabra que nos exprese con tranquilidad y espontaneidad. Oscilamos entre el pintoresquismo, la grosería o el escrúpulo y siempre nos sentimos frágiles respecto de esos ámbitos”.

PURA VANIDAD

<center> PURA VANIDAD <center>

El viaje de vuelta desde Las Vegas era cansador. Tras hacer escala en Filadelfia me dispuse a hacer el último recorrido a las tiendas del aeropuerto, hojear algunas revistas y comprarme el último número de Vanity Fair, american edition. Ya en el avión, y a pesar del retraso, el tiempo pasó rápido.

El número de junio tenía un buen surtido informativo. Para empezar una trifulca en la comunidad de vecinos más top del Soho, en la que Nicole Kidman, Calvin Klein, Vincent Gallo y Marta Stewart no tenían nada que envidiar a los protagonistas de “Aquí no hay quien viva”; eso sí, en unas magníficas torres acristaladas, diseñadas por Richard Meier y con el Hudson River de fondo. Después, un reportaje sobre la vida de Bill Clinton desde que es un ex inquilino de la Casa Blanca y prepara su libro de memorias para pagar las cuentas. Y, finalmente, el plato fuerte: una entrevista a Brad Pitt con impecable reportaje fotográfico, dejando claro las transformaciones físicas a las que tuvo que someterse por exigencias dramáticas de su papel en Troya.

Llegado el momento de ver una película, la pantalla individual correspondiente a mi asiento de clase turista no funcionaba. Fue entonces cuando un amable azafato de US Airways comenzó a oir mi reclamación sin disimular sus miraditas, hasta posar su vista en el Brad de la portada del Vanity y decir: -“Mmmm…sí que es fantástica esta revista. No te preocupes, mejor intentaré que pases a Primera, viajarás más cómodo”. Al rato volvió, me guiñó un ojo, habló con quien sería su jefa - una cuarentona rubia de mandíbulas cuadradas - y cambió de expresión. La mujer se acercó. La persistente terquedad con la que comenzó a presionar los comandos de la minipantalla consiguió repararla. La película ya había comenzado, pero daba igual, de todas formas ya había visto Big Fish. El volvió a pasar, esbozó una sonrisa, dijo“lo siento”y cuando me sirvió la cena me preguntó si quería repetir o beber otra cosa. Yo seguí leyendo, aún quedaban varias horas para llegar a Madrid.

OBSESION ARQUITECTONICA Y CONSUMISTA

<center> OBSESION ARQUITECTONICA Y CONSUMISTA  <center>

Nacho Canut : La arquitectura me obsesiona. Me fascinan los edificios, siempre me estoy fijando en las casas.

Alaska : Evidentemente, cuando fuimos a Chicago nos hicimos el típico tour para ver todos los edificios más conocidos y todos los museos.

Nacho Canut : ¡Y todas las tiendas! Las compras son una auténtica obsesión para los dos; somos muy consumistas. Empezamos no siendo marquistas, pero ahora lo somos.

Alaska : Porque las marcas se han ido acercando a nosotros. Cuando mi madre empezó a vender cosas de Gucci en el 77 aquello no tenía nada que ver con nosotros. Pero el giro que han dado las marcas me parece muy interesante: porque ver a una pija con bolso de Murakami (para Louis Vuitton) es algo genial, aunque ella no sepa quien es Murakami. La primera tienda de un gran diseñador en la que arrasamos fue en la de Stephen Sprouse, en Nueva York en el 87. Y yo luego he llevado muchas cosas de Norma Kamali, que es una marca que sólo conocía aquí Marta Sánchez, eso hay que reconocércelo. Igual que ha que reconocer que ella es de las pocas que se compra los modelos que luce, no los lleva prestados. Por eso me gusta tanto Britney Spears porque la ropa que saca se nota que se la han hecho para ella. De nada me sirve ver a Kylie tomando el sol en Barcelona con un modelo de Balenciaga elegido por su estilista, o verla en un estreno con el mismo trench que ya han sacado Penélope Cruz o los de UPA Dance.

(Entrevista publicada en Guia T)

DECLARACIÓN DE INTENCIONES

<center> DECLARACIÓN DE INTENCIONES </center>

Larga, largüísima sería la lista de intentos fallidos, de planes que se dibujaron una y otra vez en el aire y allí se quedaron.Las ganas de que este blog no engrosara ese registro fueron ahora más fuertes que la pereza. Ahora necesito un mínimo de disciplina, soltarme y dejar que depuren mi tendencia a la grandilocuencia en la palabra escrita.

Doy por inaugurado el blog. Mucho más imperfecto que lo que me hubiera gustado, pero, como tantas otras cosas, aprenderé a sobrellevarlo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7:35 AM

Hay mañanas en las que mi único deseo es desaparecer entre las sábanas.
Seguir naufragando entre la tibia resaca del sueño,
y caer lentamente en el pozo azul de la calma.
Resistir al ultimatun del despertador,
sin segundos, minutos, alarmas
o noticias de la radio que se cuelan en la conciencia.
Sereno
Y cuándo el cansancio se esfume, despertar...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres